MÉTODO MONTESSORI

0
117

Que estamos en un mundo plenamente tecnológico es una realidad a la que no podemos dar la espalda. No obstante, hay vías para hacer que nuestros hijos exploren realidades distintas a las que ofrecen los dispositivos electrónicos. Una de las más pujantes es el Método Montessori.

Esta idea de educación, sin embargo, no es en absoluto nueva ya que cuenta con más de cien años de vigencia desde que su creadora, la educadora y médica italiana María Montessori la ideara allá por 1907. Su planteamiento es sencillo: dejar que el niño sea el que guíe el proceso educativo en base a sus deseos e inquietudes acordes a su edad. El adulto debe acompañar, nunca imponer.

Lo que sí hará el tutor será crear un ambiente adecuado para el desarrollo del niño aunando las herramientas necesarias para el periodo sensible que está pasando el pequeño -es decir, qué le llama la atención de su entorno en su franja de edad- y la dinámica de trabajo en equipo, lo que elevará sus capacidades intelectuales, espirituales y físicas.

Como todo método, el de la italiana también ha sufrido modificaciones con el tiempo de cara a adaptarse a las distintas circunstancias sociales. Así, en las “nuevas escuelas Montessori” ha ganado un enorme peso el medio natural gracias a la creación de espacios con mucha vegetación donde los niños establecen contacto con la vida que ocurre más allá del aula.

Estos espacios, además, fomentan el movimiento del niño, fundamental para consolidar el aprendizaje según la doctora. De hecho, en ellos hay presencia de juegos y actividades que fomentan el desarrollo motor, además de huertos, que aportan conocimiento sobre el cultivo y cuidado de los frutos de la tierra.

Quizás os preguntéis: ¿qué papel juegan los padres en todo esto? Sencillo: deben observar a su hijo y entender cuáles son sus inquietudes de cara a potenciarlas al máximo, siempre compartiendo actividades y ayudando a ampliar sus horizontes. No obstante, también han de marcar límites que impidan la aparición de actitudes de rebeldía en el niño. No deben ser muchos, pero sí incuestionables.

En Hiperbebé no somos ajenos a estas vías alternativas de educación, por lo que disponemos de una preciosa cama de Bimbidreams con estructura adaptada para el Método Montessori gracias a la cual el pequeño podrá disfrutar de su primera casa.

MÉTODO MONTESSORI
Valora este post
Compartir
Artículo anteriorEVENTO CYBEX-GB
Artículo siguienteMarzo, el mes del carro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here