Síntomas de una mala adaptación a la guardería. Cómo averiguarlo.

0
955
Síntomas mala adaptación a la guardería

Para muchos niños, el hecho de comenzar la nueva etapa en la guardería supone un gran trauma debido a los cambios que se producen en su vida. Al ser tan pequeños no están preparados para enfrentarse a la separación de sus padres, lo que les provoca sentimientos de miedo y ansiedad.

Es conveniente analizar la situación y las conductas de tu hijo para saber cómo está siendo su adaptación en el centro infantil y plantear si la escuela elegida es la adecuada. En el caso de que la adaptación no fuese favorable, el niño mostrará una serie de conductas:

  • Se muestra excesivamente dependiente de los padres. Es normal que los primeros días el niño llore y se aferre al que lo lleve pero lo preocupantes es cuando esta dependencia es excesiva y no disminuye en el tiempo.
  • Muestra retrocesos en su desarrollo. Es una señal de que el niño quiere llamar la atención, y hace cosas para parecer más pequeño de lo que es, como volverse a hacer pipí, quiere chupete, se chupa el pulgar o incluso empezar a comer mal o pedir biberón.
  • Está triste gran parte del día en la guardería. Las maestras nos informarán de que el niño llora frecuentemente durante el día, se muestra apático sin querer jugar y sólo quiere estar en brazos.
  • Problemas de sueño que perduran varias semanas. Tarda en dormirse y no lo hace sin ti o se despierta muchas veces. Esto significará que no termina de asimilar las vivencias que ha tenido a lo largo del día.
  • Cambios de carácter. Se vuelve más tristón, no juega, más callado, llora con facilidad, desobedece constantemente,…

A pesar de todo esto, no es conveniente sacar al pequeño de guardería a la primera de cambio aunque nos dé mucha pena dejarlo allí sólo llorando. Si no logras solucionar el problema, antes de sacar al niño de la guardería, prueba a reducir las horas que pasa allí. Durante una temporada llévale sólo por las mañanas y recurre a un familiar o a una canguro para que lo cuide en vuestra casa por las tardes. Puede que así vaya adaptándose de forma más relajada.

Valora este post

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here