Reglamento General de Circulación para automóviles con menores a bordo

0
1503

Las normas establecidas en torno a cinturones de seguridad y dispositivos de retención para niños fueron reformadas en 2014 para conseguir una unificación en cuanto a las normativas europeas. Estas reformas tienen en cuenta las mejoras técnicas de los dispositivos adaptados específicamente para cada sector de tamaño y edad de los niños.

Obviamente, tanto el conductor como los demás ocupantes del coche deben llevar abrochados los cinturones de seguridad para circular por cualquier tipo de vía. Quedan exentos de esta obligación los vehículos que sin cinturones de seguridad de serie, pero en estos casos concretos (generalmente vehículos de transporte o mixtos muy antiguos) está prohibido llevar niños.

Los sistemas de retención homologados deben ser usados por menores de edad con una altura igual o inferior a los 135 centímetros. Además, los niños deben ir por norma general en los asientos traseros, aunque hay excepciones. Por ejemplo, si el vehículo no cuenta con asientos traseros, dichos asientos traseros ya están ocupados por niños de las mismas características o no caben las sillas especiales. En estos casos concretos está permitido colocar los sistemas de retención delante siempre que la silla se adecue al tamaño y peso del niño. Si la silla está colocada en sentido contrario a la marcha es necesario desactivar el airbag, pero si la silla está colocada en el mismo sentido de la marcha no será necesario desconectar este sistema de seguridad auxiliar. En cualquier caso siempre será necesario leer con cuidado las instrucciones de cada fabricante para una correcta instalación de las sillas.

En los minibuses y otros vehículos con más de 9 plazas los conductores deben informar a los ocupantes de que es obligatorio abrocharse el cinturón y, en caso de viajar con menores, que estos disponga de su sistema de retención homologado adecuado. Existen algunas particularidades al respecto en cuanto a transporte público. En los taxis los menores que no lleguen a los 135 centímetros pueden ir en los asientos traseros sin soporte especial, pero sólo si el taxi circula por ciudad. Fuera de ciudad, los padres o tutores legales son los responsables y necesitarán o bien llevar la suya o pedir un taxi que cuente con la silla adecuada.

Las sillas adaptadas para los menores no sólo son una cuestión de vital importancia por la seguridad de nuestros pequeños sino que no cumplir el reglamento también conlleva una infracción grave que se salda con sanciones de 200 euros y retiradas de 3 puntos. Recuerda que viajar en coches alquilados o ir fuera de tu vehículo habitual no exime de cumplir las normas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here