El chupete, ¿sí, no, hasta cuando?

0
1365

Existe un acalorado debate entre los padres y expertos a favor y en contra de los chupetes para bebés, disponibles en una amplia gama a través de una tienda online de bebés. Todos los bebés tiene un reflejo de succión. Algunos incluso se chupan los dedos antes de nacer ya que les resulta placentero y les transmite calma. Este acto reflejo es, evidentemente, la mejor forma de la naturaleza para que el bebé tome el pecho y se pueda alimentar.

Utilizar el chupete cuenta con algunos beneficios y algunas desventajas que procederemos a analizar ahora. También es cierto que existe una edad límite en la cual debe abandonarse su uso:

Ventajas
-Calman y relajan a los bebés cuando están chupando o succionando algo.
-Sirven de distracción temporal ante procedimientos médicos como los análisis de sangre, inyecciones u otras pruebas molestas para los bebés.
-Alivian las molestias que los bebés pueden sufrir durante un vuelo. Dado que los bebés no pueden tragar saliva o bostezar de forma consciente para aliviar la molestia de los cambios de presión en los oídos, usar el chupete puede paliar estos contratiempos.
-Reducen el riesgo de muerte súbita lactante. Según varios estudios, el uso del chupete mejora el ritmo cardiaco y el sueño reduciendo el riesgo de padecer muerte súbita lactante.

Desventajas
-El uso precoz del chupete puede entorpecer la lactancia materna. Los bebés son muy sensibles ante las diferencias del chupete, del biberón y del pecho materno, con lo cual acostumbrarse al chupete y al biberón tempranamente haría que rechazara la lactancia materna.
-Dependencia del chupete. Si el bebé depende del chupete para dormirse, es probable que cuando se le caiga se despierte varias veces durante la noche por este simple motivo.
-Problemas dentales. El uso del chupete durante los primeros años de vida no implica riesgos, pero su uso prolongado podría acarrearle al bebé malformaciones en la dentadura.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, si vas a usar el chupete es mejor esperar a que la lactancia esté consolidada, por lo menos unas 4 o 6 semanas después del nacimiento. Para calmar el llanto del bebé, el chupete no debe ser el primer recursos: un balanceo o cambio de posición pueden tener el mismo efecto y reducirán su dependencia del chupete.

Por seguridad, es aconsejable que el chupete sea de una sola pieza, tenga el tamaño adecuado para la edad del bebé y se mantenga limpio en todo momento. Tampoco es aconsejable cubrirlo con azúcar o cualquier otra sustancia dulce ni ofrecérselo cuando no le apetezca. En una tienda para bebés existe todo tipo de modelos de chupetes adecuados al tamaño del bebé.

Para reducir el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, se aconseja ofrecer el chupete durante la siesta o durante la noche en el primer año de vida. Cuando el bebé crece se reducen los beneficios y aumentan los riesgos. Aunque algunos bebés dejan el chupete voluntariamente entre los 2 y los 4 años, otros necesitan ayuda para dejar la costumbre. Los bebés de hasta dos años pueden dejarlo si se distrae al niño con juguetes u otros objetos que centren su atención y afecto. Después de los dos años hay que explicarle con juegos, libros o cuentos que el chupete ya no es para él. Si persiste en no querer dejarlo, habrá que consultar con un pediatra o dentista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here