Disfruta de tu bebé en todo momento

0
2823
Mamá con Bebé. Pása todo el tiempo que puedas con tu bebé.

Es sorprendente lo rápido que pasa el tiempo cuando estás con tu bebé y por ello es imprescindible disfrutar de cada momento con él. El día está compuesto de muchos pequeños instantes que pueden convertirse en los recuerdos más felices de tu vida, desde estar con él por el parque disfrutando de una agradable tarde en su silla de paseo hasta sentarlo en su trona y tomar juntos una rica merienda.

Es muy probable que tengas que trabajar a diario, así que tienes que intentar pasar el mayor tiempo posible fuera del trabajo para poder jugar y darle cariño a tu bebé. En ciertas ocasiones el trabajo no es un mero sustento para la familia, sino que también se utiliza para alcanzar un estatus más elevado. Una vez cubiertas las necesidades básicas de tu familia, debes plantearte si alcanzar estas metas de realización personal no van a robarte demasiado tiempo para pasarlo con tu pequeño. Los primeros años de vida de tu hijo son una oportunidad que no va a volver nunca. Por lo tanto, cuidar y pasar tiempo con tu bebé es la razón más importante que tienes para tomarte tu vida profesional de forma más relajada. Piensa que las oportunidades profesionales, como tantas otras, siempre van y vienen.

Mamá con Bebé. Pása todo el tiempo que puedas con tu bebé.

Tienes que dedicarle tiempo de calidad a tu bebé y cuando estés con él debes dejar a un lado el móvil, la televisión y otras distracciones. Pero si tienes que trabajar desde casa delante del ordenador, aprovecha para colocar el parque de juegos de tu bebé cerca de ti. Así, cada vez que hagas un pequeño descanso podrás jugar con él, y lo más importante: siempre te sentirá cerca.

Los momentos de aseo pueden ser muy divertidos si lo organizas bien. Normalmente los bebés detestan los cambios de pañales, pero es una oportunidad para que se lo pase en grande: puedes hablarle, cantarle una canción o incluso improvisar algún pequeño juego para que se entretenga y se olvide del momento de incordio.

Por otro lado, la hora del baño también está llena de posibilidades. El baño es una actividad ideal que ayuda al bebé a relajarse y le prepara perfectamente para irse a dormir. Una vez que el agua se encuentre en un punto de temperatura ideal, debes introducir a tu pequeño en el agua poco a poco empezando por los pies. Siempre tiene que estar sujeto por tus manos para que se sienta seguro. Una vez enjabonado, puedes poner a su disposición juguetes flotantes en la bañera, algo que mejorará sus habilidades de coordinación. Acostúmbrale a decir adiós al agua con muchas palabras de cariño y paciencia, ya que los bebés se lo pasan muy bien chapoteando y el momento de salir del agua les suele resultar difícil. Si después del baño le das un masaje con aceite o crema corporal, la transición hacia la cuna será menos complicada.

Si tienes tiempo y te lo puedes permitir, ¿por qué no hacer algo nuevo y distinto con el más pequeño de la casa? Hay muchas cosas que podéis hacer fuera de casa como actividades acuáticas, musicoterapia, estimulación temprana, talleres de masajes para bebés, yoga para mamá y bebés… Infórmate sobre estas y muchas otras actividades para disfrutar en familia.

Los fines de semana son un momento perfecto para estar con tu bebé. Puedes organizar reuniones con tus familiares más queridos y así tu pequeño establecerá fuertes vínculos afectivos no solo contigo, sino también con sus abuelos, sus tíos, sus primos…

Y por último, aunque no por ello menos importante, está la hora de dormir. Acurrucar a tu bebé en tus brazos y sentir cómo se duerme tranquilamente sobre tu pecho mientras le cantas una canción o le cuentas una historia es una de las mejores experiencias que jamás podrás vivir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here