Tu bebé cambia rápido: los primeros meses

0
851

Un abrir y cerrar de ojos. Así se podría definir la evolución que sufre tu pequeño en los primeros tres meses de vida: no solo cambia vertiginosamente su cuerpo, que crece a lo largo y ancho, sino que su comportamiento da pasos de gigante en poco tiempo.

Sus primeros días de vida son toda una odisea. Su cuerpo es frágil, no son capaces de moverse, se sienten inseguros en espacios pequeños, etc. Pero todo eso cambia rápidamente: poco a poco comienzan a levantar la cabeza cuanto están sentados, a mover los brazos y cerrar los puños. Ese momento en el que agarra tu dedo por primera vez es uno de los más especiales y recordados. Su cuerpo obedece a reflejos primitivos: responden a las caricias en la planta del pie abriendo los dedos (reflejo de Babinski), extiende y dobla los brazos con fuerza cuando se sobresalta (reflejo de Moro)…  Poco a poco, empieza a responder a los estímulos externos.

Cuando ya pasan algunas semanas, no solo responden: también interactúan. Es la época de las primeras sonrisas, que no suelen durar mucho. Es su manera de manifestar felicidad, tranquilidad y seguridad. Ya siguen objetos: el desarrollo de los músculos del ojo hacen que puedan perseguirte con la mirada. En estas primeras semanas aún no sabe coordinar manos y pies, pero ya comienzan a aprender a moverlos con más soltura. Aunque falta aún para que mantenga la cabeza por sí mismos, ya pueden empezar a soportar su peso en periodos cortos de tiempo y pueden permanecer sentados.

Se trata de un periodo mágico, en el que notarás continuamente sus avances. Sus sentidos se están consolidando y poco a poco reconocerá voces, aromas y rostros. ¡Disfrútalo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here