Bebés y comunicación: los primeros sonidos

0
2066

La comunicación va mucho más allá de las palabras. Tacto, olfato, vista. Comunicar es transmitir información, ya sea a través de una caricia, un susurro o una sonrisa. Desde que nacemos, nos comunicamos continuamente: empezamos a sonreír para transmitir alegría, a llorar para reclamar atención, etc. Incluso antes de hablar, comunicamos a través de nuestros balbuceos. Justo en esta etapa, cuando los bebés se divierten jugando con sonidos y escuchándose, muchos padres se sientes perdidos: ¿cómo tengo que responder a un bebé que aún no sabe hablar?

Es importante enfocar bien el proceso para ayudar al niño en su camino hacia el habla. El lenguaje es una de las herramientas imprescindibles para el desarrollo del intelecto y conocer las claves para encaminar a tu bebé hacia este proceso es recomendable. Sus primeros intentos por hablar, por expresar sus ideas, empiezan alrededor de los dos meses. En esta época, aún faltan muchas semanas para que pueda empezar a hablar, pero sin embargo ya se esfuerza por comunicarse contigo. Háblale. Está claro: no te entiende. Pero si te escucha, te siente, recibe tus estímulos.

La mejor manera de hablarle al bebé durante esta época es acercarse a él, a pocos centímetros de su cara. Su vista aún no está completamente desarrollada y así reconocerá tus muecas. Mírale a los ojos, articula tus palabras de un modo pausado y con claridad. Tu tono de voz debe ser tranquilo, hecho que tendrá un efecto muy positivo en el pequeño: le transmites tranquilidad, amor y confianza.

La estimulación llega por diferentes vías. Cuando hables con él, usa siempre una sonrisa para transmitir alegría y entusiasmo. Responde a todo lo que dice: si balbucea, háblale, prémiale con afecto, juega con él. Tus cambios de entonación también ayudan: con un tono musical en la voz, un poco teatral, despertarás su atención.

Habla con él, interactúa. Imita sus sonidos. Algo tan importante como su desarrollo se verá afectado por estos pequeños pasos. Con cariño y un poco de esfuerzo, tu hijo crecerá feliz y lo tendrá más fácil para aprender a articular sus primeras palabras.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here