Más allá de la leche materna: alimentación a partir de los seis meses

0
549

Ya han pasado seis meses desde que tu pequeño nació. Hasta ahora, no conoce otro método de alimentación más allá de la lactancia materna. Tu hijo ya ha tenido la oportunidad de beneficiarse de todas sus propiedades y ha visto todas sus necesidades nutricionales satisfechas, pero es hora de ir un paso más allá. Los seis meses suelen ser la frontera marcada para introducir en su dieta otro tipo de alimentos complementarios a la leche materna. ¿Cuál es el modo correcto de hacerlo?

1) El primer factor a tener en cuenta es su aparato digestivo. Hasta el momento, tu hijo solo ha recibido un tipo de alimento, así que la introducción de diferentes elementos deberá ser paulatina. Su estómago no está hecho para digerir de un día para otro esto o aquello. La iniciación de tu pequeño a una alimentación más variada comprenderá diferentes etapas: es importante que respetes lo tiempos entre una y otra.

2) ¿Qué tipo de ingredientes deben ser los primeros? Lo habitual es introducir zumos de frutas para que su organismo pueda beneficiarse de todas las vitaminas que aportan. Apuesta por sabores suaves como el zumo de mandarina o manzana, siempre naturales y sin pulpa.

3)  Las papillas son otro de esos aliados a la hora de introducir nuevos alimentos. Su textura las hace perfectas para que tu hijo, acostumbrado solo a leche, coma sin problemas. Como ocurre en el caso de los zumos, la fruta es una gran idea. Otro tipo de preparados como yogur o purés también son una buena idea.

4) ¿Materiales especiales? Existe toda una gama de productos especialmente pensados para la alimentación infantil. Hazte con una cuchara para los más pequeños, diseñada para albergar la cantidad justa de comida y en un material que no le haga daño.

5)  Sigue las recomendaciones de su pediatra. Es importante dejar que un especialista guíe el proceso a partir de las necesidades específicas de tu pequeño. Acude a la consulta del médico y pídele consejo.

6) Paciencia. Puede que al principio no coma demasiado, pero es cuestión de tiempo. Recuerda que es un proceso lento: se trata de un cambio muy importante en el desarrollo de tu hijo que requiere su evolución. ¡Disfrútala!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here